Ruedas

05/04/2011


“(…) Una obra de arte perfecta es una obra del espíritu humano, y, en este sentido, es también una obra de la naturaleza. Pero, puesto que los objetos dispersos se captan en uno, y puesto que incluso los más vulgares de ellos se registran en todo su significado y dignididad, se halla por encima de la naturaleza. Quiere ser comprendida a través de un espíritu que ha surgido y se ha formado armónicamente, y éste encuentra también en relación a la naturaleza lo admirable, lo acabado. El aficionado común carece de un concepto de ello, trata la obra de arte como un objeto que descubriera en el mercado; el verdadero aficionado, empero, no ve unicamente la verdad de lo imitado, sino también la primacía de lo escogido, la riqueza espiritual de la combinación, lo supraterrenal del pequeño mundo artístico. Siente que debe alzarse hasta el artista para disfrutar la obra, siente que se recoge desde su vida dispersa, que se instala en la obra de arte, que la mira repetidamente y a sí mismo, y que por ello ha de haber una existencia más elevada.”

(“Sobre Verdad y Verosimilitud de las Obras de Arte”,
por Johann Wolfgang von GOETHE,
en Fragmentos para una Toeria Romantica de Arte)


“The Last Supper” – Andy Warhol


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: