Cruzando grandes águas

14/10/2010

 

” Tormentas repentinas azotan las laderas con lluvias torrenciales, fuertes granizadas y estruendosos truenos y relámpagos. El agua se acumula rápidamente en los desfiladeros y picos a lo largo de las Cumbres de Quimsachata para después fluir hacia las partes bajas del valle. Pero no fluye en forma directa; las aguas de la superficie se escurren a arroyos subteranéos que aparecen ladera abajo, forman charcos en terrazas naturales, para vestirse después nuevamente al interior de la montaña.”

(“Tiwanaku: La ciudad de en medio”,
Alan Kolata y Carlos Ponce Sangines)

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: